el laboratorio

El sitio arqueológico de Moray está a 7 km del pueblo de Maras, en el Valle Sagrado.

Desde arriba, parece que fue un anfiteatro circular pero en realidad se trata de algo mucho más interesante y complejo. Los incas lo utilizaban como una especie de laboratorio de investigación agrícola que servía como modelo para la producción de toda la región y que les permitía sembrar a diferentes alturas del valle y las montañas que lo rodeaban ya que la disposición de sus andenes circulares da un gradiente de hasta 20 microclimas distintos.

Estos microclimas se distribuyen en sectores de cuatro niveles y cada sector tiene características microclimáticas propias. Las cuatro terrazas inferiores son más húmedas y tienen temperaturas del suelo más bajas porque la evaporación y transpiración del agua es mayor que en los niveles más altos. El suelo de las terrazas del siguiente sector tiene temperaturas promedio de 2º a 3 º C más altas y la temperatura en las terrazas más altas varía según la exposición solar en cada una de las estaciones del año.

En Moray se cultivaban hasta 250 tipos distintos de vegetales y se hacían experimentos de domesticación, aclimatación e hibridación de especies vegetales que fueron modificadas o adaptadas. Gracias a ello, actualmente se siguen produciendo más de 3000 especies distintas de papa y 35 variedades de maíz en el Valle Sagrado y en otras regiones de Perú.

Posteado hace 9 años
TAGS: agricultura, incas, laboratorio, microclimas, moray, peru, sitio arqueológico, valle sagrado

Escribenos