Cholitas

A finales del siglo XVIII la Corona española impuso un tipo de vestimenta para las mujeres de Bolivia. La falda (pollera), mantilla (manta), botines y otros elementos de la mujer española de la época cubrieron los cuerpos de las nativas. Pero las mujeres bolivianas se apropiaron de esta forma de vestir y le incluyeron elementos de la cultura precolombina. El atuendo de las Cholas o Cholitas se conoce como uno de los “trajes típicos” bolivianos.

La pollera es una falda plisada que ha sido modificada con los años. Ha ganado en pliegues y en volumen y llega a tener hasta cinco capas de enaguas en el interior. En la montaña se hace a base de lana de llama, alpaca, oveja y vicuña, teñida con pigmentos naturales. En La Paz, las telas son importadas y de colores brillantes.

La manta es una adaptación del mantón de Manila —complemento de los trajes tradicionales femeninos de algunas regiones de España— que se confecciona con gasa, seda o lino. Artesanos de Perú introdujeron el tejido de vicuña para elaborar la prenda en las zonas más frías. El prendedor que se usa para sujetarla es un accesorio que se usa desde el periodo incaico, como las joyas y otros accesorios del traje, muchas veces de oro o plata, que también provienen de la tradición prehispánica.

Pero la estrella del atuendo es el sombrero. Hasta finales del siglo XIX, los había de copa alta y baja, de ala ancha y corta; Eran de cuatro colores (negro, café, crema y blanco), y estaban hechos de fieltro o lana de oveja. En la década de los años veinte llegaron los sombreros tipo bombín, italianos, de la casa Borsalino. Eran para hombres pero un error hizo que los trajeran cafés y no negros, como se usaban en aquel momento. Para evitar las pérdidas, la importadora presentó los sombreros como la última moda en tocados para señora y a partir de entonces, son los que componen el traje tradicional en su versión más elegante. Las mujeres los usan sobre la cabeza, sin ajustarlos a ésta ni siquiera con prendedores y caminan erguidas, manteniéndolo siempre en equilibrio perfecto sobre su peinado de trenzas largas.

Como en otros tipos de vestimenta tradicional, cada elemento del atuendo dice algo. Los tipos de tela con los que está hecho el traje, los colores vivos o apagados, el número de pliegues en la pollera, el modelo y la altura del sombrero, el tipo de zapatos y accesorios son señales del estatus social, económico y geográfico de la cholita que lo porta.

Pero del tipo que sean, observarlas es un verdadero placer. Los colores, las combinaciones perfectas, el vaivén de las polleras, el porte. Pero más allá de eso, las Cholitas imponen solo de verlas, sobrellevando todo tipo de adversidades, siempre con la cabeza bien en alto, aunque sea para que no se les caiga el sombrero.

 

Posteado hace 3029 días
TAGS: bolivia, cholitas, mujeres

La identidad de nuestros pueblos latinoamericanos la constituyen sin duda alguna la belleza de la indumentaria tradicional, que tan dignamente portan hombres y mujeres todos los días contrarestando la brutal uniformidad impuesta por la globalización. Felicidades y gracias por este regalo visual!

Mtro. René Ramírez Ordóñez
Comentado hace 2791 días

Si.. delicia de escrito y fotografías… tanto, tanto!! el final es espectacular, y la primera chola, porque es muy chola, la que esta sentada en la escalera de negro… waaa!! si que impone…
Besos tantos a los dos!!

Mara
Comentado hace 3027 días

    hermosa!!! qué rico leerte!!! qué bueno que te gustó!! te quiero más del mundo, más!!!!

    admin
    Comentado hace 3025 días

Maravilloso el reporte, Gala. Te quedó de revista, o de película, o de pelos. No esperamos menos!! Besos

Jorge
Comentado hace 3029 días

    Como díria Don Pedro Vargas, muy agradecida, muy agradecida, muy agradecida. Muchos besos (eso como diría yo…)

    admin
    Comentado hace 3027 días

Escribenos